EL PERDON

El tema del día era resentimiento y el maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico.
Ya en clase elegimos una papa por cada persona que guardábamos resentimiento.
Escribimos su nombre en ella y la pusimos dentro de la bolsa. Algunas bolsas eran  realmente pesadas.
El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas.
Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo. El fastidio de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y cómo, mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla en ningún lado desatendía cosas que eran más importantes para mí.
Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental.
Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento por algo que ya había pasado y no podía cambiarse.
Me di cuenta que cuando hacía importantes los temas incompletos o las promesas no cumplidas me llenaba de resentimiento, aumentaba mi stress, no dormía bien y mi atención se dispersaba.
Perdonar y dejarlas ir me llenó de paz y calma, alimentando mi espíritu.
La falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando.
Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos.
El perdón es una expresión de amor.
El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.
Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos  negativos que nos causaron dolor o enojo.
El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó.
La falta de perdón te ata a las personas desde el resentimiento. Te tiene encadenado.
La falta de perdón es el veneno más destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes.
El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario.
Muchas veces la persona más importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas.
"La declaración del Perdón es la clave para liberarte".
¿Con qué personas estás resentido?
¿A quiénes no puedes perdonar?
¿Tú eres infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos?
"Perdona para que puedas ser perdonado"
"Recuerda que con la vara que mides, serás medido..."
|

Comentarios

Tal vez lo podría preguntar de otro modo, ¿qué derecho tengo yo para juzgar a otros? ó ¿quién soy yo para juzgarlos ...? saludos, @nnita

 


La razón no me ha enseñado nada, todo lo que sé me ha sido dado por el corazón. León Tolstoi



Responder

Tal vez el perdón sea una de las cosas mas antinaturales para el hombre. Nos negamos a perdonar porque fuimos ofendidos, heridos, maltratados, etc. y creemos que nos deben una reparación por lo ocurrido.

El asunto es tan serio, que en la oración de PADRE NUESTRO existe una referencia específica al perdón:

  • Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos á nuestros deudores. Mateus 6:12
  • Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos á todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del malo. Lucas 11:4

Tal vez la seriedad mayor esté relacionada con el como también, que en una traducció mas moderna es así como. O sea, la paz de nuestra alma depende de cuanto y como hemos perdonado.

Concuerdo plenamente con que a veces es mas difícil perdonarse a si mismo.

Conocí la história de una señora saludable de mas de 80 años que cometió suicídio. La razón? Nunca se había perdonado un aborto realizado en su juventud.

Conocí otras personas que sufrian terriblemente por no poder pedir perdón a sus padres ya fallecidos.

Mas también conozco a muchas personas cuyas vidas cambiaron desde el momento que perdonaron.

Tal vez dos consejos nos ayuden a vivir mejor:

- el primero: cuidado con los efectos del no perdonar

  • Mirando bien que ninguno se aparte de la gracia de Dios, que ninguna raíz de amargura brotando os impida, y por ella muchos sean contaminados; Hebreus 12:15

- el segundo: tomemos la iniciativa de perdonar, mismo cuando seamos la parte ofendida

Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve, y redargúyele entre ti y él solo: si te oyere, has ganado á tu hermano. Mateus 18:15 y siguientes.

Por último, para reflexion:

Así también hará con vosotros mi Padre celestial, si no perdonareis de vuestros corazones cada uno á su hermano sus ofensas. Mateus 18:35

Seamos perdonadores! Vivamos la contracultura!

Responder

Disculpa...

Lo que era un comentário, se transformo en un tratado

Responder

...el resentimiento. Te cuento que al iniciar la lectura en el primer párrafo tuve una confusión entre papa (tubérculo) y papá (padre), y por mi mente paso la pregunta ¿como llevar a mis padres a una experiencia que es personal?

Al transcurrir la lectura se me fue aclarando todo. Awarennes le llamas tu a ese intente, chispazo en que nos cae la chaucha.

Me gusta una definición que hace Nietzsche acerca del tema:  el resentimiento es  como un cordón umbilical entre el ofendido (esclavo) y el agresor o dominador (amo), lo define como un sentimiento de esclavos, el perdón libera, es cierto, pero quedas lanzado a lo desconocido y amenazante. Es como si el resentido dijera: "prefiero estar contigo resentido, pero no me castigues con la libertad, soledad, independencia, etc, etc."

Re sentimiento, volver a experimentar la misma emoción que viviste durante la situación de dolor. Esa realidad paso y nos quedamos pegados en la sensación, lejos del aquí y el ahora.

Saludos Pepem 

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar